ACHA es un espacio de participación de la sociedad civil chaqueña que integra a varias instituciones y organizaciones indígenas e indigenistas. Busca debatir constructivamente sobre conceptos y criterios de relacionamiento, acción y acompañamiento del protagonismo de los pueblos, organizaciones y comunidades indígenas del Chaco Central.

Te presentamos una serie de notas de opinión de referentes históricos del Foro, algunos de ellos, ya fallecidos como el Sr. Francisco Pignata, pero, cuya claridad conceptual apoyará la discusión sobre los temas actuales del Chaco. Francisco Pignata, ex Secretario General e Intendente interino de la Municipalidad de Mariscal Estigarribia, y ex encargado del Programa de Regularización de Tierras indígenas RTI, hacía un llamado a las instituciones subnacionales del estado a involucrarse con el Foro ACHA, espacio válido de diálogos y consensos. La entrevista, realizada en el 2006 por Hugo Ramírez (+), arrojó varios criterios importantes para el análisis.

¿Don Francisco, Sobre el Foro de Articulación Chaqueña ACHA, qué tipo de diálogo puede hacerse con este tipo de articulación en búsqueda de nuevos canales para satisfacer ciertas demandas de sectores más vulnerables?

Sí, ACHA ya tiene sus años. Y propicia el diálogo entre actores, y este diálogo creo que tiene que ser un diálogo bien abierto en donde las instituciones oficiales tienen que participar como tales. Al fin y al cabo, nos guste o no, gobierno central, sea departamental o municipal, tenemos que asumir la responsabilidad de tratar de dar solución a los problemas de las comunidades. Creo importante que los entes oficiales participen de ACHA en forma activa.

Es más, desde mi visión, teniendo un gobierno departamental y viviendo en un departamento donde la mitad de la población es indígena, se debe trabajar más con la gobernación, con la Secretaría específica de Asuntos Indígenas, que va a tener recursos y presupuestos, y si no los tiene, tendrá que ir buscándose esos recursos. Incluso, las ONGs, en general, trabajan un poco desarticuladas, cada uno por su lado, con su forma de trabajo, sus proyectos, son pocas las que se comunican con los organismos oficiales, diciendo “estamos en estos lugares, haciendo tal cosa…”. Tampoco es una exigencia, pero se supone que tienen que saber los organismos oficiales lo que se está haciendo y en qué lugares. No como sucede a veces que hay una ONG medio pirata que va a presentar un proyecto de cría de carpinchos en un lugar donde no existe agua.

Cómo ve el trabajo de las organizaciones del Foro ACHA en la zona?

Hay así, en general, digámosle una madurez en las ONGs de la zona, porque tienen su experiencia, tienen su trabajo. Normalmente se presentan algunas dificultades con los que aparecen después. Cuando una ONG es antigua es más completa y sabemos qué es lo que hace.

Por ejemplo, con PCI siempre hubo una buena relación, nos informaban lo que estaban haciendo, no para dar cuentas, sino para informar, tanto que en algunos casos apoyábamos lo que hacían; también otras organizaciones.

La ASCIM es una organización mucho más grande. Llevan un proceso que involucra temas de la salud, la prevención, la cuestión de tierras. Están bastante bien, tienen su proceso, su organización, financiamiento. El 50 % de las poblaciones indígenas puede ser que sea más vulnerable que la otra mitad. No digo que no necesiten, pero, a lo mejor, necesitan menos. Quizás, tenga su defecto el sistema de organización, pero es lo está funcionando.

Faltaría, entonces, más colaboración entre las ONGs y el sector público. ¿Cree que podría acordarse alguna agenda política conjunta?

Hay así un diálogo pero no muy pro gramático, incluso, las ONGs que forman parte de ACHA son intransigentes. No hay que dejarse llevar por el ideal, hay que poner los pies sobre la tierra… vamos a hacer esto… e ir haciendo el proceso.

Tendrían que sentarse a delinear. No pueden estar fuera los gobiernos locales. Tiene que haber ese diálogo y apuntar a eso. No veo otra alternativa. Por ejemplo, nosotros como municipalidad no podemos encarar la cuestión productiva, porque eso significa estructura, personas encargadas, por las limitaciones de nuestros recursos no podemos hacer eso, sí, por ejemplo, con la gobernación, que tiene mayor estructura, mayor cantidad de gente, cuenta con los recursos para eso. Bueno, decir “este trabajo vamos a hacer en las comunidades, uds. ONGs tienen gente para llevar adelante y hacer un convenio”.

El municipio tiene ahora un convenio con una asociación de voluntarios que se llama “Esperanza Chaqueña”. Ellos son prácticamente jubilados o tipos con mucha experiencia, mennonitas, de diferentes áreas: agricultura, producción animal, fabricación de ladrillos… Ellos dan su tiempo.

Hicimos la experiencia de una comunidad ayoreo, donde el municipio financió toditos los materiales para construir techos, de 6 x4, todo lo que sea maderamen, chapas, clavos. Con el trabajo de los voluntarios más de la misma gente significó un ahorro importante para el municipio, pero sobre todo hizo que ellos sientan que esas casas son de ellos, que ellos mismos las hicieron.

Aparte, con una inversión menor se pudo traer el agua que estaba a 3400 m del lugar. Si nosotros mandábamos construir los techos, llamábamos a concurso, presupuesto, todo el proceso normal… esos 32 techos iban a costar alrededor de 90 millones. Con el convenio, financiamos los materiales y dos motosierras, con el combustible y todo lo que necesitaban para el trabajo financiamos la cañería, que son 3000 y poco metros. Costó poco mas de 10 millones. Gastamos en total 78, lo que incluyó hasta la olla común para el que trabajaba en su casa.

Este tipo de trabajo se debe hacer?

Ese tipo de trabajo se puede hacer. Es una alternativa válida.

Captura de pantalla 2015-07-03 a las 8.35.21.png (614 KB)